Atención en Psicología Clínica

 

La Psicología Clínica es la disciplina aplicada que se encarga de evaluar, diagnosticar y apoyar la recuperación de un individuo o grupo de individuos (por ejemplo, parejas y familias) que mantiene vulnerada su salud mental, con todo el sufrimiento que ello puede implicar. A veces estos sufrimientos pueden hallarse más ligados a factores intrínsecos (rasgos de personalidad, estilos de afrontamiento, dilemas existenciales, etc.) o a factores extrínsecos (eventos traumáticos, problemas de adaptación a ciertos eventos de la vida, etc). Sin embargo, los problemas suelen construirse de maneras mucho más complejas que sólo una suma de factores.

Típicamente, las herramientas utilizadas para conocer el problema de un individuo o grupo de individuos se conocen como: psicodiagnóstico, tests psicológicos, entrevistas clínicas, evaluaciones sistémicas, etc. Generalmente e idealmente, estas herramientas se contextualizan en un tratamiento denominado Psicoterapia.

 

¿Qué es la Psicoterapia?

La psicoterapia es una relación planificada cargada de emoción y confianza entre un sanador socialmente reconocido (un profesional de la salud mental: psicólogo o psiquiatra) y una persona que sufre o que tiene un problema (consultante). Durante esta interacción el sanador busca aliviar el malestar y la discapacidad del consultante mediante comunicaciones simbólicas, principalmente palabras (razones de la terapia), pero también a veces mediante actividades corporales y otro tipo de técnicas terapéuticas. El sanador puede implicar o no a los familiares y a otras personas significativas del paciente en los rituales  de curación (conversaciones, técnicas, ejercicios y tareas para la casa).  A menudo la psicoterapia incluye también ayudar al paciente a aceptar y soportar el sufrimiento como aspecto inevitable de la vida que puede ser utilizado como una oportunidad de crecimiento personal (Jerome Frank, 1982). Sin embargo, es posible que en algunas ocasiones la psicoterapia sólo implique técnicas concretas conductuales cuando el malestar de la persona que sufre sea simple y superficial como, por ejemplo, una fobia muy específica y puntual.

Enfoques en Psicoterapia

Existen diversos enfoques de psicoterapia, los cuales nacen de distintas formas de comprender la mente humana, la conducta y la misma realidad. Algunos se centran más en la experiencia pura y presente de la persona, como lo hacen los enfoques que nacen de la tradición filosófica llamada fenomenología. Otros se centran más en cómo el individuo procesa la información, como por ejemplo, el modo de razonamiento que suelen tener en común las personas que padecen depresión y cómo este modo de razonar mantiene el ánimo depresivo. También existen enfoques más conductuales que buscan cambios físicos concretos, como por ejemplo, aliviar la angustia que una persona con fobia puede tenerle a un animal o situación específica. Otros enfoques se centran en comprender cómo las personas tenemos estilos de construir significados frente a las situaciones y personas de nuestra vida y cómo éstos estilos se van creando a través de los vínculos tempranos que vamos desarrollando desde pequeños.

En fin, son incontables los enfoques que existen en psicoterapia. Algunos autores llegan a contar hasta 50 ó más. Además, existe evidencia científica que sugiere que algunos de estos enfoques serían más útiles para tratar ciertos tipos de malestares, a diferencia de otros que serían más útiles para otros malestares. Por ejemplo, las terapias cognitivas tendrían gran eficacia en el tratamiento de la depresión y problemas del ánimo, mientras que las terapias sistémicas tendrían gran eficacia en el tratamiento de problemas familiares y de pareja, además de la atención a niños y preadolescentes.

Entre los numerosos enfoques psicoterapéuticos, mencionamos algunos: terapia cognitiva-conductual, terapia cognitiva postracionalista, terapia gestáltica, terapia experiencial, logoterapia, terapia integrativa supraparadigmática, terapia sistémica estructural, terapia psicoanalítica, terapia narrativa, etc.

Sin embargo, es importante destacar que la investigación en psicoterapia también destaca incesantemente el importante rol del vínculo terapéutico que une al terapeuta con el consultante, el cual es probable que llegue a ser más importante que el mismo enfoque utilizado, pudiendo configurar un factor determinante a la hora de evaluar la eficacia del proceso psicoterapéutico.

Especialidades Clínicas

Entre las distintas problemáticas que pueden ser abordadas desde la psicoterapia, en sus distintos enfoques, podemos encontrar las siguientes:

  • Trastornos del Estado de Ánimo: Depresión, Distimia.
  • Trastornos de Ansiedad: Trastorno por Crisis de Pánico, Trastorno de Estrés Postraumático, Ansiedad Social, Fobia Específica, Trostorno Obsesivo-Compulsivo, Trastorno de Ansiedad Generalizada.
  • Disfunciones Sexuales: En la mujer: deseo sexual disminuido, aversión al sexo, vaginismo, anorgasmia. En el hombre: eyaculación precoz y retardada, impotencia y deseo sexual disminuido.
  • Estrés y trastorno adaptativo.
  • Crisis existenciales, toma de decisiones, dilemas en etapas del desarrollo.
  • Problemas de pareja, familiares y/o de convivencia.
  • Problemas para resolver un duelo.
  • Violencia Intrafamiliar, con abuso físico y/o psicológico.
  • Abuso y dependencia de drogas, tabaco y alcohol.
  • Trastornos de la conducta alimentaria: Anorexia y Bulimia Nerviosas, obesidad (cuando tiene origen psicológico).
  • Somatizaciones, hipocondriasis y problemas con la imagen corporal (trastorno dismórfico corporal).
  • Problemas de autoestima, autoconcepto y autoimagen e inseguridad en toma de decisiones.
  • Trastornos de personalidad u organizaciones de personalidad desadaptativas.
  • Urgencias: deseos de morir, intento de suicidio.
  • Enfermedades médicas-psicológicas: síndrome de intestino (colon) irritable.
  • Deterioro cognitivo del adulto mayor: estimulación cognitiva en Alzheimer.

Comments are closed.